CUIDADO DE LAS JOYAS

La pérdida de brillo en las joyas es un proceso natural, (todas las joyas pierden brillo o se oscurecen con el tiempo). Para retrasar el máximo posible este proceso, recomendamos quitarse las joyas para dormir, ducharse o realizar actividades físicas y nunca meterse en el mar con ellas.

Las piezas con baños de oro son más frágiles y susceptibles de perder el baño de oro, por lo tanto recomendamos que su cuidado sea más especial. La pérdida del baño de oro puede depender del mismo pH de la piel, de la sudoración o productos de belleza.

Para la limpieza de las joyas, aconsejamos usar un cepillo de dientes blando y agua templada con un poco de jabón de pH neutro, frotar sutilmente para evitar el desgaste del baño de oro.

Para realzar su brillo, utilizar un paño específico para plata.